• Atención al cliente 963 502 497
  • Fábrica y Oficinas Paterna - Valencia
  • Presupuestos

Apliación del Microcemento

Aplicación del microcemento y condiciones que debe reunir el soporte

En general, el soporte deberá estar limpio, seco y libre de aceites, grasas y productos deleznables. No presentará coqueras y estará estructuralmente sano y con una resistencia a compresión no menor a 200kg /cm2. Si el soporte es hormigón, no tendrá una antigüedad inferior a 28 días.

En el caso de presentar coqueras o irregularidades importantes, se procederá a su reparcheo mediante morteros de alta resistencia, garantizando su adherencia mediante puentes de unión con resina acrílica o epóxica. Con todo, habrá que esperar varios días hasta que esté completamente seco antes de aplicar el microcemento.

Cuando la rugosidad o el deterioro del soporte es elevada, es conveniente colocar morteros autonivelantes de baja relación agua /cemento y de secado rápido para que el grado de humedad sea inferior al 4%. La reparación del soporte con estos morteros permite corregir la planimetría existente, pues hay que pensar que el microcemento, dado su pequeño espesor (2-3 mm),es incapaz de subsanar errores de nivelación cuando el soporte es absorbente.

Como en el caso de yesos, pladur, morteros hidráulicos u hormigón conviene aplicar una imprimación de baja viscosidad antes de colocar el microcemento, esta misma imprimación es válida cuando se trata de soportes pulverulentos y poco cohesionados.

Otro aspecto a tener en cuenta es la humedad. Su presencia puede determinarse con el clásico ensayo de lámina de plástico adherida al soporte y aislada con cinta adhesiva en todo su perímetro. Si al cabo de 24 horas aparecen pequeñas en la parte interior de la lámina, es muestra de la presencia de humedad. Este ensayo es muy efectivo y sencillo. La solución al problema consistiría en aplicar una barrera de vapor a base de resina epoxi específica para este fin. Conviene advertir que aunque permitiera la colocación del microcemento sobre un soporte húmedo o mojado (sin charcos) no resolvería el problema. Cuando se produce la ascensión de la humedad por capilaridad, la presión del vapor provocaría el desprendimiento del microcemento. Este fenómeno ocurre cuando debajo del soporte existe algún tipo de circulación de agua.

La rugosidad del soporte influye en el consumo de microcemento. Cuando el soporte es rugoso, la adherencia del microcemento es muy buena pero, aun así conviene aplicar una imprimación para evitar la pérdida prematura de humedad del microcemento por absorción del soporte.

En el supuesto de que la superficie del soporte sea muy fina o lisa (azulejos, gres, terrazo) la adherencia del microcemento puede hacerse de forma física mediante imprimación epoxídica y posterior sembrando con arena de cuarzo y aplicando el microcemento al día siguiente.

Otra forma de solucionar el problema de adherencia sobre soportes lisos sería de forma química con una imprimación de alta viscosidad.

Otro problema importante en los soportes sobre los que se coloca el microcemento son los movimientos. Estos pueden ser debidos a cambios de temperatura, movimientos estructurales o asientos diferenciales. En casi todos los casos se suele solucionar colocando una malla de fibra de vidrio extraplana y de retícula pequeña. Esta malla se suele colocar, sobretodo, en los pavimentos de microcemento. En las paredes no tanto, pues son mínimos los movimientos que se producen.

Cuando el soporte es de baldosas, hay que comprobar el estado delas mismas, sustituyendo las que estén sueltas o mal adheridas. Cuando se trate de soleras de hormigón nuevas hay que prever juntas perimetrales de dilatación y juntas de retracción cuando la superficie sea superior a 20 o 25 m2.


  • El soporte deberá estar limpio, seco y libre de aceites, grasas y productos deleznables
  • La rugosidad del soporte influye en el consumo de microcemento.
  • Tener en cuenta es la humedad
  • Controlar la adherencia en superficies que el soporte sea muy fino o liso (azulejos, gres, terrazo)
  • Controlar la temperatura, movimientos estructurales o asientos diferenciales
  • Prever juntas perimetrales de dilatación y juntas de retracción